lunes, 17 de octubre de 2016

EFECTO BOOMERANG



... de la Red
 
       Nuestra conciencia parece hallarse dentro de un Sistema cerrado sobre sí mismo. Podríamos imaginarla como el eco que el Universo nos devuelve cuando lanzamos nuestra voz hacia él. Lo que obtenemos y descubrimos es una verdad que deberíamos suponer relativa, conformada al modo de un boomerang que regresa a nuestras manos después de haber sido lanzado: las respuestas son las que queríamos oír, a partir de los axiomas que hemos planteado; simétricas por tanto al contenido de las voces que viajaron hacia el éter. No nos aportan otros sobre-significados que no estuviesen de alguna manera latentes ya en esas preguntas formuladas. Nuestra lógica tiene un límite: el propio límite de nuestra consciencia, que por ende no sabemos lo que es.
       Creemos que lo expresado es obvio por sí mismo, pues la consciencia contiene todo lo que existe para nosotros, lo que sentimos, pensamos e imaginamos; nada puede escapar a su control que podamos verificar de alguna manera; ya que si algo quedase fuera de su ámbito nunca podríamos saberlo. Nuestro círculo mental consiste en existir siempre dentro de ella.
 
                               Blog.: Papel en Blanco                   (J.L. Pacheco)