lunes, 1 de febrero de 2016

LA GRAN MONTAÑA





Con gran esfuerzo alcancé por fin la cima de la gran montaña. Y una vez allí, sintiéndome profundamente feliz, me quedé extasiado mientras contemplaba el hermoso paisaje que se divisaba desde lo alto. Luego, pasados unos instantes, comprendí que la única cosa que me quedaba por hacer era bajar de ella.

  (J.L. Pacheco)