Datos personales

Mi foto

Mi Blog es una Publicación preferentemente de Pensamiento y Expresión Literaria. No pretende ser otra cosa que una metáfora de mi propia vida:
Yo, con todos mis pensamientos y sentimientos, soy "El Náufrago", que vive dentro de esa botella, que es mi Blog, lanzado al gran océano de Internet.

jueves, 21 de abril de 2016

EL DESDOBLAMIENTO: ALGO MÁS QUE PURA FICCIÓN




(Acerca de la Teoría del Desdoblamiento del Tiempo de Jean Pierre Garnier)
 
            Hoy quiero traeros a debate un tema que me apasiona y espero que a muchos de ustedes también: "el desdoblamiento".
            El desdoblamiento, que involucra perfiles diversos, como múltiples son los ámbitos de la personalidad de cualquier ser humano, aparece a mi modo de ver formando parte de un fenómeno harto complejo, que puede despertar -según con qué actitud se lo mire- en algunas ocasiones interés y en otras recelos o incredulidad. Podemos hablar, entre otros,  del desdoblamiento patológico de la personalidad (la personalidad múltiple), del supuesto desdoblamiento cuerpo-espíritu ("el viaje astral") o del desdoblamiento del actor a través de sus  personajes o del narrador igualmente como proyección de sus criaturas literarias. Una miscelánea que llevaría bastante tiempo desarrollar si quisiéramos hacerlo en relación con cada uno de los aspectos señalados, pero que entiendo no debe ser materia de esta somera reflexión que quiero hacer en voz alta.
            Sin embargo, lo que de verdad, al menos a mí me ha interesado siempre, no es otra cosa que conocer el porqué de dicha fenomenología, que afecta sin duda al ser humano en su totalidad: quiénes somos y por qué nos comportamos así;  o cuál es el trasfondo que activa en cada momento nuestra consciencia. Cuestiones de gran calado y no bien conocidas hasta el momento, pero que parece que se abren camino poco a poco y comienzan a ser patrimonio divulgativo del gran público: no en balde nos encontramos cada vez más formando parte de una sociedad global intercomunicada y actuando por dicha razón de modo interactivo.
            Desde hace ya algún tiempo se está dando a conocer una teoría que gana adeptos no solo por su elegante planteamiento, sino también por la posibilidad de hacerse praxis en la vida diaria. Se la conoce como Teoría del Desdoblamiento del Tiempo, cuyo autor es el físico y especialista en mecánica de fluidos Jean Pierre Garnier Malet. Dicha teoría, que hunde sus raíces en los presupuestos fundamentales de la física cuántica, la teoría de la relatividad de Albert Einstein y los conceptos de carácter cosmológico más al uso por la comunidad científica, plantea en síntesis lo siguiente:
            La experiencia del tiempo depende de la situación del observador que lo vive; y vivimos en dos tiempos diferentes. De un lado, en un tiempo de apariencia continua, segundo a segundo; y de otro, en un tiempo imperceptible de millones de segundos  condensados  en  forma  de  potencial disponible como posibilidad de futuro realizable. Por reafirmar este pensamiento, diremos que hay dos tiempos: uno como lo percibimos en la vida real, que nos parece sucesivo, junto a una brecha de tiempo de carácter discreto que no podemos percibir y con el que estamos conectados constantemente en secuencias de valor casi cero. Esta teoría halla su fundamentación en los principios de la física cuántica, que da cuenta del desdoblamiento de la materia a nivel subatómico, en forma de onda-partícula, y de la superposición y coherencia que en dicha escala muestran las pequeñas partículas que nos constituyen. Igualmente, se apoya en el concepto de horizonte de sucesos de los denominados "agujeros negros", teoría ampliamente desarrollada matemáticamente por científicos de la talla de Stephen Hawking.
            Se desdobla el tiempo universal del Cosmos, y consecuentemente, nos desdoblamos también nosotros. A este respecto, el físico francés, aclara que no es correcto hablar de dobles, sino de una misma persona viviendo en tiempos distintos: uno que puede percibir y otro que no; pero..., y ahí aparece el quid de la cuestión, estando ambos conectados constantemente. Somos duales: corpúsculo y energía multipotencial, merced a nuestra esfera pensante que cumple la función de onda de la materia a nivel macroscópico. Y él plantea: ¿Podemos utilizar en nuestro propio beneficio estos sofisticados principios científicos que se conocen desde 1922 con el presupuesto teórico de los gemelos de Paull Lengevin, verificado  experimentalmente en el año 1970 gracias a la precisa comprobación de la medida del tiempo por medio de los relojes atómicos? Explica, que de acuerdo con la teoría de la relatividad especial de Albert Einstein, si uno de los gemelos viaja a velocidad mucho mayor que el otro, por ejemplo en un avión que da la vuelta a la Tierra, el tiempo pasará mucho más lentamente para éste que para el primero que permanece prácticamente quieto. Y eso precisamente es lo que se ha podido comprobar empleando estos relojes.
            Por tanto, la contestación a la pregunta planteada es sencillamente positiva. Podemos beneficiarnos de la posibilidad de entablar una relación continua con nuestro doble que viaja mucho más rápidamente que nosotros, a velocidad superior a la de la luz, que es lo que sucede en el vórtice interior de un agujero negro, donde se sabe que por sus condiciones físicas se produce el desdoblamiento de partículas. Partículas que a la vez tienen la facultad de estar intercomunicadas, suministrándose información entre ellas, energía, pensamiento, que al fin y al cabo es lo mismo. Luego, de acuerdo con todo ello,  podemos concluir lo siguiente:
            Nosotros y nuestro doble cuántico (este último teniendo la posibilidad de escrudiñar todos los escenarios posibles, del posible futuro), podemos comunicarnos por coherencia en un tiempo cero prácticamente imperceptible, aunque multidimensional para aquel, que es capaz de aportarnos las soluciones a los diferentes eventos que se nos presentan en nuestra vida real. No nos damos cuenta y lo percibimos en forma de intuiciones o percepciones subliminares que nos permiten encontrar respuestas mejores o peores en el marco de los diversos escenarios que tenemos que afrontar en el día a día. El tiempo cuántico es un tiempo imperceptible con multitud de estados potenciales del cual el "yo cuántico" memoriza el mejor y se los transmite al "yo real"
            La pregunta surge entonces y es ésta: ¿cómo asimilamos este posible trasvase de información? Y Jean Pierre Garnier contesta que utilizando el fluido del agua de nuestro cuerpo y fundamentalmente durante los momentos de la noche en que manifestamos el estado de sueño REM o paradoxal (paradójico); cuando estamos más profundamente dormidos y tenemos nuestra máxima actividad cerebral se produce este intercambio de información entre el cuerpo energético y el corpuscular. Y añade: durante el día es más difícil llevarlo a cabo, siendo el momento óptimo justo antes de irnos a dormir, momento en que conviene que establezcamos una conexión clara con ese doble energético nuestro con el fin de que reoriente nuestra actividad en el mundo real. Se trata de una especie de charla-petición (no exactamente un ruego oracional, aunque parecido). La noche puede servir para borrar potenciales de futuro no deseados y proactivar los pensamiento adecuados para el día siguiente. Y hay todo un repertorio de condiciones a tener en cuenta, que no pormenorizamos aquí porque desbordaría el ámbito específico de esta publicación.
            Según él es algo simple de hacer, que no requiere de ninguna formación técnica ni científica, pero no debemos olvidar que estos potenciales expresados en forma de pensamiento no son de ninguna manera inocuos: los pensamientos negativos generarán potenciales de futuro negativos que se podrán proyectar sobre los demás o nosotros mismos; y al revés, si se trata de pensamientos positivos. Su máxima es ésta: "No pienses en hacer a los demás lo que no quisieras que los demás pensaran en hacerte a ti". A esta interconexión de pensamientos positivos la llama "Benevolencia telepática". Y da ejemplos de su eficacia en la vida real.
            Como vemos, cerrando aquí la reflexión, se abre un gran portal de análisis y discusión que permite -a mi juicio- afrontar con una visión diferente el amplio campo de la fenomenología del desdoblamiento.
 
                              Blog: EnR                             (J. L. Pacheco)